Los Manantiales: Piden colaboración para saber quien golpeó brutalmente a una perrita

Una pequinés perdió la vista tras recibir un fuerte golpe en la cabeza. Se llama Pupi y presumen que alguien la golpeó con un elemento contundente.

Rocio Lucero contó a La Posta que el hecho ocurrió el viernes por la tarde cuando notaron la ausencia de la mascota en la casa. La llamaban y como no aparecía salieron a buscarla. La encontraron muy cerca de la vivienda familiar, en la vereda de un almacén ubicado frente a la plaza del pueblo.

Al ver la gravedad de su estado, rápidamente la trasladaron a una veterinaria de la ciudad de San Luis donde tras realizar una serie de estudios, el profesional concluyó que la perrita tiene una “lesión cráneo encefálica con protrusión ocular bilateral” producto de un fuerte trauma producido, aparentemente, con un elemento contundente.

Pupi fue intervenida quirúrgicamente para suturarle los párpados y así conservar los globos oculares, aunque difícilmente recupere la vista. Quedó internada hasta el sábado para luego continuar la recuperación en su casa.

Presumen que todo ocurrió en el mismo lugar que la encontraron, ya que la perrita perdió la visión al instante, producto del golpe que recibió “No pudo haberse desplazado a ningún lado porque por el golpe en el acto se le salieron los ojos y quedó ciega y el impacto del golpe la dejó atontada, estaba quieta y babeando”, recordó.

“Ella es como un niño malcriado”, manifestó Rocio y se lamentó: “La pasamos super mal, ella es muy buena y tranquila, no entendemos quien pudo hacerle eso”.

Así mismo, Rocio comentó que fueron asistidos por la Policía y por el Intendente del pueblo, y que radicaron la correspondiente denuncia policial.

En la Comisaría local tramitan las actuaciones sumariales por averiguación del delito de maltrato animal. Personal policial comenzó rápidamente la investigación y la recepción de testimonios, pero hasta el momento no hay ninguna pista certera de quien pudo atacar ferozmente a la mascota de la familia Lucero.

Rocio espera que algún vecino “se ponga la mano en el corazón y si vio algo que lo diga”, aunque sea en forma anónima (al 911 o por otra vía). “Esto no puede quedar así”, expresó conmovida.

Así encontraron a Pupi el viernes por la tarde