Nogolí: Buscan reivindicar y preservar el patrimonio histórico del pueblo

Tres vecinos se organizan para conformar una ONG «ProMuseo Juan W. Gez», organización que pretende ser custodia del acervo cultural e histórico de la localidad. En tanto desde la Municipalidad, trabajan para formalizar la fecha de fundación del pueblo.

Juan Gallinares (filósofo), Susana Renard (arqueóloga) y Gabriel Calderón Santader (investigador histórico), son los primeros miembros de la iniciativa que busca reivindicar y preservar el patrimonio histórico del pueblo de las aguas claras. La Posta dialogó con ellos para conocer las inquietudes que los moviliza en esta cruzada.

Hace diez años, Gabriel Calderón Santander, vinculado a Nogolí a través de su familia política, comenzó a interesarse en la historia del pueblo: «Me llamó la atención porque no había nada», recuerda. Y a partir de su curiosidad por saber qué significaba Nogolí, comenzó a investigar, a documentar y a editar información que concluyó en dos libros, uno de ellos pronto a publicarse a través de la UNSL: «Nogolí, un encuentro con el pasado».

Después de mucho hurgar en el Archivo Histórico Provincial, el inquieto historiador encontró un documento que podría considerarse como la fecha de fundación del pueblo. Se trata del día que el agrimensor Mamerto Gutiérrez dejó certificada la entrega al entonces Gobernador de la Provincia, la mensura de parcelación urbana. A partir de ellos se organiza una comisión para la ejecución de obras públicas. Ese documento fue rubricado el 24 de agosto de 1868, por lo que Nogolí tiene 152 años de vida.

La Posta visitó en su casa a Gabriel, quien aun se recupera de padecer gravemente de COVID-19, habiendo estado internado varios días en terapia intensiva. Mirá la entrevista completa:

Durante la entrevista, Gabriel comentó algunas curiosidades y anécdotas que dejó plasmado en su libro, inspirado en profundizar información recopilada por Juan W. Gez. «Juan W. Gez dejó un montón para la Provincia», subrayó el investigador y manifestó que uno de sus deseos es que los restos del prócer, que descansan en un cementerio de Buenos Aires, sean repatriados a su tierra natal y vincular a Lafinur en La Carolina, a partir de la literatura, con Gez en Nogolí por la representación histórica que lo identifica.

Sobre la fundación ProMuseo el Lic. Juan W. Gez, Gallinares (filósofo con orientación en lógica y epistemología) explicó que «la idea es cumplir con un deseo de Juan W. Gez al hacer su casa, como reservorio de su acervo histórico y cultural, y él había elegido Nogolí, según sus propios escritos. Qué mejor que este lugar donde hizo tantos descubrimientos y al que quiso tanto, desde chico y como un hombre grande.»

La casa donde Gez vivió y escribió sus libros está ubicada frente a la plaza que lleva su nombre. Gallinari detalló que la voluntad del hijo dilecto de San Luis era preservar allí, su trabajo intelectual: «él quería que eso quedara como un patrimonio de la puntanidad porque él escribió mucho sobre la puntanidad».

Juan detalló también que la propiedad contaba con una importante reserva botánica que ya perdió. Así mismo, a partir de la creación de la ONG, buscan reivindicar las preciadas investigaciones sobre la provincia de San Luis, que Gez realizó a lo largo de su vida.

En Tanto la Dra. Susana Renard (arqueóloga), llegó a Nogolí con su familia en el año 1959. Su padre adquirió la estancia El Alto y desde entonces ella, sus padres y sus hermanos pasaban en el pueblo todos los veranos; por eso, cuenta Susana: «Siempre quedó mi corazón prendido a Nogolí«.

Interesada por la historia del pueblo que hace unos años eligió para vivir en forma permanente, se sumó al proyecto con Juan y con Gabriel para apoyar la causa de preservar y dar a conocer la cultura y las raíces del lugar. Dentro del proyecto, la arqueóloga se especializa en la artesanía textil de la zona donde vivió y trabajó la reconocida tejedora Nogoleña: Tecla Funes, a quien conoció en aquellos veranos cuando disfrutaba -junto a lugareños y turistas- de los baños en el río y en la «toma de agua», muy cerca de la casa de la famosa tejedora: «Ella tenía ahí su telar y trabajaba esas obras maravillosas que ha hecho».

Por su parte, Juan Gallinares detalló interesantes referencias históricas, tales como que en 1632 Nogolí ya era conocido por ese nombre a partir de un acta de reclamación de tierras. También dijo que hay dudas sobre a qué dialecto o cultura ancestral pertenece su nombre, uno de los interrogantes que pretenden develar el historiador, el filósofo y la arqueóloga: «Buscamos esas raíces tan profundas de Nogolí, su nombre y por qué hubo aquí tantos restos de pueblos originarios», manifestó Gallinari, quien también reflexionó sobre termino «aguas claras» y el futuro del lugar en relación a cuidar ese recurso tan preciado.

Sobre el proyecto de conformación de una organización no gobernamental a la que denominaron «ProMuseo Juan W. Gez», Gallinares dejó abiertas las puertas a todos aquellos que quiera aportar datos y elementos propios de Nogolí y trabajar para destacar la figura del hijo dilecto de San Luis: Gez «uno de los personajes más importantes de la Provincia», para que no quede en el olvido; «Aquí sólo hay una placa con un nombre olvidado», lamentó el filósofo. «La idea es que esto sea mucho más interactivo, estamos viendo que Nogolí puede brindar mucho más y mostrar mucho más de lo poco que se muestra ahora».

.