Preocupa el creciente número de casos de rabia paresiante en bovinos del norte de San Luis

Senasa aseguró ante la COPROSA que no hay casos de rabia paresiante en San Luis, pero numerosas fuentes consultadas por El Semiárido, entre ellos operadores de hacienda, veterinarios, vacunadores y productores, coincidieron en asegurar que la enfermedad se manifiesta claramente y de manera creciente en la zona serrana de Quines, hacia la Quebrada de San Vicente, y en campos ubicados en dirección a la ciudad cordobesa de Villa Dolores, donde la prevención y los controles oficiales brillan por su ausencia.

También aseguraron que hace algunas semanas se registró un caso en la zona comprendida entre La Florida y Río Quinto, pero nunca fue reportado por Senasa y el gobierno provincial parece no haberse enterado.

La preocupación por la presencia de esta rabia en el norte provincial surge porque allí hubo varios casos, que se reconocieron oficialmente uno en 2019, cuatro en 2020 y el último, en marzo de 2021. Allí no hay frigorífico, por lo que abunda la faena clandestina, con el consiguiente riesgo sanitario que eso implica.

De todos modos y como ocurre habitualmente, resulta imposible obtener información y declaraciones de miembros de sanidad animal del Senasa, cuyo accionar en San Luis está seriamente cuestionado por la falta de transparencia.

Un dato que confirma la preocupación en la zona de Quines es que, en la última edición de la Expo Toro, realizada el 20 y 21 de noviembre pasado por la Sociedad Rural del Norte, se suspendió el remate general de hacienda por temor a la presencia de rabia paresiante.

La palabra oficial

El jefe del Subprograma Producción Pecuaria y presidente de la COPROSA, Oscar Cheratto, le aseguró hoy a este medio que “ni siquiera se han enviado muestras al laboratorio” para confirmar la presencia de la enfermedad y agregó que este jueves se reunió la COPROSA en Villa Mercedes y no se registró el envío de muestras.

“Cuando hay un caso se oficializa previa comunicación del Senasa, que se basa en los resultados de laboratorio; eso hace que se declare un foco y se establece un radio para impedir el movimiento de los animales a los productores que están dentro de esa área hasta que vacunen”, explicó el funcionario.

Cheratto insistió: “En este momento, oficialmente no hay ningún foco; lo que sí hay son comentarios, pero nadie denuncia; si hay productores que tienen datos concretos, con mucho gusto estoy a disposición de recibir la denuncia y activar la presencia de las autoridades del Senasa”.

Fuente: El semiárido