Rutas sí, agua no. El modelo San Luis nunca fue las prioridades

La Provincia que hace décadas gobierna una misma familia, se hizo famosa fuera de ella por las rutas y autopistas pero puertas adentro, sus habitantes ruegan por políticas públicas básicas como el agua.

Año tras año, cuando la sequia raja la tierra, tiempo antes del inicio de la época de lluvia, los vecinos se manifiestan en gran parte del territorio puntano. Si bien en general la queja se hace en silencio por razones ya sabidas, los pueblos habitados por vecinos sin temor a manifestarse dejan claro cuales son sus necesidades urgentes.

La antigüedad de las redes, tomas y reservas de agua quedaron en el tiempo. En general se hace notorio con el crecimiento poblacional de algunos pueblos en los que no se pensó en su desarrollo y las políticas no sólo en este sentido, quedaron relegadas hasta el punto de colapso.

La falta de previsión e incapacidad por parte del Gobierno provincial es notoria y los archivos periodísticos dan cuenta de ello. Villa de Merlo es quizá un icono en este sentido pero lo mismo ocurre en San Francisco del Monte de Oro, en Villa de la Quebrada, en Suyuque y alrededores y tantísimos otros pueblos más.

Nogolí es otro caso emblemático que teniendo un dique arriba del pueblo, cuando no hay falta de presión de agua los reclamos son por su mala calidad. Desde que se construyó el embalse (hace 20 años) ya cambiaron, mejoraron y/o repararon tres veces la planta potabilizadora.

En Villa de la Quebrada su antigua planta hace varias décadas quedó obsoleta pero el Gobierno provincial hacía oídos sordos a la necesidad de mejorar todo el sistema. Rocíen este año, bajo la gestión local de Rosa Calderón, llegó la obra que aun no está inaugurada y que al igual que en Nogolí, la duda de si funcionará correctamente o no flota en el aire del pueblo en el que ni con la fuerza milagrosa de su santo logran resolver la falta del líquido elemento vital para la vida humana.

El caso del paraje Los Molles y El Suyuque deja traslucir un panorama más desolador aun en cuanto al olvido absoluto de sus pobladores. Hace al menos una década que algunos vecinos comenzaron a advertir el rápido crecimiento poblacional, pero las autoridades miraron siempre para otro lado hasta llegar nuevamente a un colapso absoluto, no sólo por la falta de obras para el abastecimiento de agua sino en materia ambiental, de planificación urbana y en muchos aspectos más. Tanto se les pasó por alto que ese paraje supera ampliamente en población estable a las localidades de su alrededor (Nogolí y Villa de la Quebrada).

Todos estos poblados mencionados tienen algo en común, no cuentan con presupuesto propio suficiente como para realizar obras de esta envergadura, por lo que dependen del gobierno provincial que, como queda a la vista, tiene entre sus prioridades organizar encuentro de mujeres y disidencias y construir obras que poco tienen que ver con la urgencia de los sanluiseños.

En Villa de Merlo, la semana pasada fuimos testigo del colapso de la crisis hídrica, donde el escaso recurso era como botín de guerra entre turistas o residentes. Fue la propia la Municipalidad la que dejó al desnudo la falta de obras y el desinterés por el adecuado crecimiento de estos pueblos.

En un video, el intendente municipal, Juan Álvarez Pinto, mostró la situación en las piletas de la planta potabilizadora y se dirigió duramente al Gobierno de Rodríguez Saá y les pidió: «que por favor deje de mirar para otro lado».

«Yo le pido al gobierno de la Provincia que se abstenga de seguir haciendo comunicados mentirosos y que realmente se aboquen a poner en valor el sistema de bombeo que tanto le hace falta a la villa de merlo y que por favor deje de mirar para otro lado porque tiene una enorme responsabilidad de que hoy nos este faltando agua a los merlinos por no haber hecho inversiones, por no haber hecho las obras que corresponden», expresó el Intendente.

Este fin de semana, el medio colega Mediador en Red, viajó a la villa turística y mostró el precario sistema de toma de agua de sus ríos. Hoy, un vecino hizo lo propio con la estación de bombero absolutamente descuidada. A continuación ambos videos:

El viernes, tras el caos que la semana pasada generó la falta de agua en la localidad más turística de la Provincia, el Gobierno dio a conocer que «Realizará una importante obra hídrica en el arroyo Cerro de Oro de Merlo»

Los trámites administrativos para ejecutar el plan hídrico con el que se optimizará el sistema de captación y conducción de agua cruda hacia la planta potabilizadora se realizaron en tiempo récord. En los próximos días comienzan los trabajos en el arroyo El Molino, de la localidad del departamento Junín.

En las oficinas del Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura se llevó adelante este viernes el acto de apertura de sobres de la segunda obra de captación, que en esta oportunidad se realizará sobre el arroyo Cerro de Oro.

“Fueron tres ofertas bastante interesantes a primera vista”, comentó el jefe del Programa Infraestructura Hídrica, Fernando Yanzón quien destacó la importancia de las obras que se dividen en tres etapas, con el objetivo de captar la mayor cantidad de agua cruda posible y disminuir las pérdidas en el transporte de la misma.

El detalle de la obra

Primer etapa: ser realizará la ejecución de galería filtrante, la misma tiene la finalidad de aumentar la cantidad de agua captada, especialmente en épocas de precipitaciones mínimas donde el escurrimiento superficial decrece notablemente.

En una segunda etapa, se hará la puesta en valor de desarenador existente, el mismo presenta pérdidas significativas, se ejecutará la losa de fondo e impermeabilizarán las paredes del mismo.

Finalmente, en la tercera etapa se pondrá en valor de canal existente, las tareas tendrán la finalidad de eliminar las pérdidas en el traslado del agua cruda.

Tramo Azud-Desarenador, se demolerán las tapas del canal y se reemplazará el mismo por cañería PEAD.

Tramo Desarenador-Planta Potabilizadora,  se reemplazará el canal por cañería PEAD, la misma irá colocada dentro del mismo.

El monto de inversión supera los $150 millones y el plazo de ejecución de los trabajos es de 150 días corridos.

Las obras llegan…. pero como puede verse siempre tarde, muy tarde.

Noticias relacionadas:

Crisis hídrica en Merlo: el municipio desadjudicará a la Cooperativa del agua y se hará cargo de la potabilización y distribución